Bienvenidos a Kokoro no CLAMP un blog dedicado exclusivamente a CLAMP aquí podrás encontrar; artbooks, scandalation de los mangas en publicación, noticias, traducciones de canciones, entre muchas cosas más. Somos un blog en constante construcción, si hay algo que no hemos publicado puedes dejarnos un comentario por facebook, respondemos más rápido por allá, además puedes enterarte de las novedades y de más cosillas.




Déjanos un comentario para saber que te gusta o que esperas ver más adelante en el blog pero sobre todo disfruta del material que tenemos para ti.

29 de julio de 2014

[TRADUCCIÓN] xH - ANOTHERHOLiC Capítulo 1 OUTHERHOLiC Tercer Parte.

Reacciones: 




-Oh... lo hice de nuevo.

Cuando desperté en la cama del hospital me hundí en un pozo de auto desprecio tortuoso. Mañana era un día muy importante para mí, No, he estado mucho tiempo fuera. Hoy.

Hoy era un día muy importante.
¿Qué hago en una cama de hospital?
Mire por la ventana.
No podía ver nada desde la ventana.
Pero ahora mismo, Hyodo-kun debe estar haciendo todo el trabajo, la presentación del nuevo proyecto, lo que debería estar haciendo yo, era lo que habíamos acordado en caso de que surgiera cualquier emergencia, una emergencia que no debió pasar.

Les cause problemas de nuevo.
Trabajamos muy duro para que estuviera todo listo… y yo, sabía que Hyodo-kun haría un excelente trabajo al cubrirme, pero ese era el punto.
Lo había hecho de nuevo.
Me permití hacer lo que sabía que no debería hacer.
Justo como lo hacia de pequeño

Anhelaba romper con los tabúes.

Según la enfermera, esperaba poder cruzar la calle, cuando de pronto me arroje a los carros. No tengo recuerdos del accidente, lo sabía por ello.
Camine a los autos con el semáforo en rojo. Ya había hecho lo mismo o cosas similares una y otra vez en toda mi vida.
Gracias a dios esta ocasión sólo mi brazo izquierdo pago la factura, tal vez porque sólo fue una moto.
Pero si no hubiera sido una moto había muerto.
Tal vez hubiera sido mejor. El sobrevivir a esto por mucho tiempo es un milagro, lo que la mayoría de la gente llama milagro.
Cuando asistía a la primaria, salte desde la ventana del salón como el protagonista de la novela de moda. De hecho toque más de una vez las navajas con mis dedos, como cualquier adolescente mi muñeca había probado el filo de las navajas, aunque fuera sólo una vez.

Pero esta vez pudo ser la última.
Pude morir.
La gente me pregunta “¿Por qué lo hiciste?
Me regañaban “No deberías hacer cosas así”
¿Pero te encuentras bien?
Todos han tenido sentimientos como los míos de vez en cuando, activar la alarma de incendio en la escuela (lo que hice infinidad de veces antes de salir de la preparatoria) o el impulso de sentir el aire al pasar el tren (siempre luche contra mi) Al conocer un sitio muy alto nunca te has preguntado ¿cómo se sentirá el saltar desde ese lugar?  (Siempre lucho contra esos sentimientos incluso antes de subir)
Todos sentimos eso una vez, algunas personas más que otras.
Sin excepciones.
Me sentía así más de una vez.
Mis impulsos comenzaron a aumentar.
Lo sabía, estaba muy, muy, muy consiente de todo ello pero aún así sabia que no había algo que pudiera hacer, así que llame a esos sentimientos urgencia.

Urgencia.

Urgencia, urgencia destructiva.
Para decirlo, era común esa idea de oprimir un botón, que no debía ser oprimido. ¿Cuántas personas pueden decir honestamente que nunca lo hicieron?
En cuanto a mi…
Lo juro, lo podría hacer.

El día que presente el examen para una famosa escuela privada estaba segura de que aprobaría, pero fingí estar enferma y pase todo el día en cama. Los exámenes de admisión para otras escuelas fueron iguales por lo que termine estudiando en una escuela pública tanto la secundaria como la preparatoria. Si alguien me hubiera preguntado el porque fingía estar enferma seguramente hubiera respondido que quería saber como se sentía estar enfermo en un día tan importante. Cuando entre a la universidad, no escribí mi nombre correctamente… no tal vez lo escribí pero de cualquier forma, termine en una escuela segura.
Por la misma razón.
Si, si lo se.
El que a mis veintisiete años siga viva sólo puede ser considerado un milagro. Tal vez mis razón apenas puede frenar los impulsos- pero el conflicto entre los dos ha llegado al límite.
Mientras me causaba tantos problemas, temía que sucediera mientras estaba en el trabajo. Se que parece que alardeo, pero esta presentación era para ser promovida.
Pero le he dado esa oportunidad a mi compañero, la interpretación de mi comportamiento  hace que lo tome con más facilidad, nunca me he sentido cómoda conmigo misma, la lesión en el brazo izquierdo no sería un problema para el trabajo del viernes, seguramente estaría ya trabajando la próxima semana.

Pero ese pensamiento volvió, trayendo de vuelta la urgencia.
¿Qué pasaría?
¿Qué pasaría si la próxima semana no puedo regresar al trabajo?  ¿Si no puedo regresar nunca más?
Oh, eso sería horrible.
El plan involucra cosas que sólo yo puedo hacer, incluso si Hyodo-kun la expone, por el plan mismo sería algo terrible y tanto él como los demás miembros del equipo pagarían por ello, ya no se hablaría de promoción nunca más.

¿Estoy preocupada?
No era está la compañía con la que soñaba.
Era mi segunda opción.
En la entrevista para la compañía que quería trabajar me caí, aún recuerdo la cara de disgusto de los entrevistadores. Pero no pensaron que lo hice a propósito.

Así que…
… ¿dejaría de trabajar?
Oh no
Debo dejar de pensar en ello.
No quiero eso.
No quiero que pase.

No quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero, no quiero.

No quiero… así que no dejare que pase.
No dejaré mi trabajo en la compañía, es cierto.
Pero entonces, lo recordé.

¿Cuándo fue? ¿Después de empezar?
Puse unos documentos muy importantes en la trituradora.
Sin querer por supuesto.
Diciendo que fue coincidencia nadie se enteraría de ello.
Por ello, todos en la oficina apenas habíamos podido dormir- teníamos que seguir adelante.
Era un documento de suma importancia, pero no me criticaron.
Por eso no lo cuento, nada de ello.
Me recuperaré, lo puedo hacer como todo el mundo.
Podría.
Pero entonces me golpeo por segunda ocasión.

¿Qué tal?
¿Qué tal si  al momento de disculparme, insistía en no haber hecho nada malo y me respondían? ¿Qué debería hacer?
Son amables.
¿Cómo me mirarían?
Oh, quería hacerlo.
Siempre tenía desde ese momento, lagunas mentales.
Pero ya no más.
Déjame ser clara. Era auto destructiva no suicida.
Estaba segura, pero no estaba segura de ello. Tenía tanto anhelo de morir o de estar en peligro como nadie más – un amor por las montañas rusas más que otra cosa.

Tenía esa urgencia.
Tenía esa urgencia.

Romper los tabúes.

Hacer cosas que no debería hacer.
Hay muchas clases de cosas que deben importar más que esos impulsos, relaciones, trabajo, muchas otras cosas que deberían importarme más, pero entonces me preguntaba. ¿Qué pasará si salto por la ventana de la habitación del hospital?

¿Se molestarían conmigo?
Incluso podría morir.
Pero.
Pero, es lo que quería.

Quería presionar el botón que dice “no presionar”
¿Por qué lo hiciste?
No deberías hacer cosas como esa.
Eso es lo que quería.

¿Por qué? ¿Por qué quería eso?
Eso es todo.

Fue una moto, por eso sigo con vida, no fue una grande, pero si hubiera sido un camión sería imposible estar ahora aquí.

Es un milagro estar viva.
Así que pensé…
Quizá las cosas serían mucho mejor si hubiera muerto.
Pero ¿si muero los demás estarán afectados por ello?
Podría con las ganas de saltar por la ventana, respirar hondo mientras lucho contra la siguiente “urgencia”

Tocaron a la puerta y se escucho una voz.
“Kushimura-san, ¿puedo entrar?

Debe ser la enfermera.

Dije que si.
Un momento después, la puerta se abrió y la enfermera entró, vestía su uniforme rosa… pero no estaba sola.

Había alguien con ella.
Un chico con uniforme y gafas.
Lo había visto antes.
Pero ¿dónde?

Se presentó como Kimihiro Watanuki.

1 comentario: